La calle de atrás

En la zona en la que vivo, todas las calles que van de este a oeste tienen nombre. Las que van de norte a sur, no. Entre cada dos calles con nombre, hay una que no lo tiene. Ellos dicen que eso no es una calle, que es un callejón, porque no tiene nombre ni portales. Pero yo digo que sí son calles porque circulan y aparcan coches, y allí dan los patios, garajes y salidas traseras. También se deja la basura y tienen varias salidas. El hecho es que esas no calles, son feas e invisibles. Cuesta fijarse en ellas si simplemente paseas por la ciudad. O porque no las eliges para andar y vas en paralelo, o porque por las que vas distraen tu atención cual mago en pleno truco.

El caso es que estas calles sí las transita gente. Gente que, consecuentemente con lo anterior, tardas en ver. Son personas que viven de recoger envases de plástico de los cubos del reciclaje. Y son tan numerosos (con sus carros de la compra llenos de lo recopilado), y están tan interiorizados en esta ciudad, que mucha gente deja los envases fuera de los contenedores para ahorrarles tener que mirar en ellos. Aquí separar el plástico antes de meterlo en su correspondiente sitio lleva un rato. Y al final descubres que son personas a mano, y no camiones a granel, las que transportan lo reciclado. Separan las botellas de plástico de latas y tetrabricks, y llevan todo a sitios en los que pagan por envase.

Estos sitios en los que pagan por envase están en una zona muy céntrica. En Hastings East, lugar de venta y consumo de drogas como sólo antes había visto en televisión (el Hamsterdam de "The Wire"). La concentración de gente comprando o usando en alguna manzana es tan grande que los que llevan carros abandonan la acera y van por medio de la calle.  No es un barrio que ninguna guía turística mencione, pero está entre dos que sí, Chinatown y Gastown (ese lugar que ya tienen todas las ciudades del mundo en el que "lo bonito" lucha contra las tiendas de souvenirs), así que es difícil no verlo.

Desconozco (y desconocen a los que he preguntado) si este sistema de recogida de reciclaje está patrocinado o simplemente tolerado por el ayuntamiento. 

4 comentarios:

  1. http://www.cinebing.com/wp-content/uploads/Backstreet-Boys.jpg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Me lo merezco por publicar algo sin foto.

      Eliminar
  2. La calle esa es la hostia, y ahora que lo dices sí que la sensación es un poco de Hamsterdam. Sobre todo la escena en la que el poli le enseña al político el tinglado y le dice que ande por ahí, que aquello da miedo pero es seguro. Pues esa sensación me quedó a mí. Aquello da miedo, pero después de un rato en realidad no sientes que te vayan a asaltar en cualquier momento. Pero por si acaso tampoco te quedas a hacer fotos. Supongo que en la definición de vancouverismo como éxito urbanístico se les olvidó mencionar esto. A mí me pareció muy hipócrita esa calle. Quizás eso casa a la perfección con la descripción del canadiense que has hecho durante el blog. Si alguien pasa por ahí y se le ocurre decir que aquello es una catástrofe, supongo que el canadiense se pone de lado y silba la marsellesa.

    ResponderEliminar